facebook iconpinterest icon

Celular: (57)(57)3053173701   Mail: info@orbigatos.com

Aunque la domesticación lo ha cambiado poco, millones de hogares tienen como amigo, en su casa, un animal semisalvaje: el gato. Sí, el gato común.

Un análisis genético de varias razas, presentado en Proceedings of the National Academia of Sciences, reveló que el gato está a un paso de sus ancestros que quedaron en la selva y los desiertos.

Luego de comparar los genomas de un gato abisinio llamado Cinnamon y de un gato común con el de otras seis razas como el birmano y mamíferos como humanos, tigres, vacas y perros los científicos encontraron que los gatos mantienen varios de sus características de cazadores, su olfato y su sistema digestivo.

“Creo que creamos la primera evidencia preliminar que presenta al gato no mucho después de haberse separado de las poblaciones salvajes”, expresó Wes Warren, del Instituto del Genoma en la Universidad de Washington en San Luis, uno de los autores de la investigación.

A diferencia del perro, “los gatos solo están semidomesticados”, aclaró. De hecho, han conservado su capacidad de cazar y sobrevivir sin esfuerzo en el medio natural, lo que revela el poco impacto de ha tenido su domesticación.

Solo 13 genes, según el estudio, separan al gato de sus ancestros salvajes. Tal vez por eso aún mantienen cierta independencia frente a las personas, lo que más advierten quienes no gustan de ellos.

Los hallazgos no son de extrañar, pero no se había hecho un análisis de esta magnitud. Si bien la primera evidencia científica de la relación gatos-humanos viene de Chipre hace 9.000 años, solo fue un contacto que no se ha podido replicar en el registro fósil, por lo que se sitúa en el Egipto de hace 4.500 a 3.000 años el verdadero establecimiento de ese vínculo que cada día se afianza más en nuestra civilización.

De hace 5.000 años en China también se han encontrado vestigios de esa relación aunque no tan profundos.

Los perros, en contraste, divergieron de los lobos hace 30.000 años.

Los gatos son el animal de compañía preferido hoy y se estima que su población actual puede sobrepasar los 600 millones de individuos.

Las primeras razas solo tienen unos 150 años.

La evolución

¿Pero cuáles fueron los principales hallazgos de este análisis genético? No es que los humanos no hayan tenido ninguna influencia sobre ellos. “Nuestros resultados sugieren que la selección por la docilidad, como resultado de acostumbrarse a los humanos en busca de comida y recompensas, es quizás la mayor fuerza que ha alterado los primeros genomas del gato doméstico”, escribieron los autores.

La memoria y los mecanismos de condicionamiento del miedo y los estímulos de aprendizaje de recompensas son otras modificaciones surgidas del corto contacto con la civilización.

Los gatos fueron aceptados inicialmente en el antiguo Egipto al acercarse a los poblados en busca de ratones que abundaban en los sitios de almacenamiento de alimentos.

Para mantener ese beneficio, esos pobladores debieron proporcionarles alimento.

“Misifú se crio en el campo y se perdía todo el día en los matorrales cazando, venía a la finca a dormir solamente. No se ha acostumbrado a la ciudad”, relató Claudia Posada, amante de gatos, quien a falta de uno posee dos. Milonga, pese a criarse también en el campo, es casera y muy apegada, le gusta recostarse y que la acaricien.

El proyecto del genoma del gato se inició en 2007 impulsado por el Instituto Nacional del Genoma Humano de Estados Unidos con el fin inicial de estudiar enfermedades hereditarias en ellos, similares en algunos casos a las de los humanos, como algunos desórdenes neurológicos, metabólicos e infecciosos.

El abisinio fue escogido en este estudio por una enfermedad ocular degenerativa que es común en esta raza.

Algunas marcas de la domesticación en las nuevas razas incluyen color del pelo, textura y patrones, la estructura facial y su docilidad.

Las patas blancas de los birmanos se deben a dos pequeños cambios en genes asociados con ese color, lo que sugiere que fue criado por esa característica, sorprendente cambio en tan poco tiempo.

No son los únicos logros de la investigación. Al comparar con otros mamíferos se encontraron datos de interés.

Solo carne

“Analizamos la genética subyacente para entender por qué las capacidades para sobrevivir en el medio natural evolucionó en los gatos y otros carnívoros”, dijo Michael Montague, PhD, y autor principal del trabajo.

Las diferencias ayudan a explicar por qué son carnívoros casi exclusivos y cómo difieren sus sentidos de la visión y olfato de otros animales.

Para digerir carne grasosa, poseen genes que descomponen con facilidad las grasas, lo que les provee de beneficios digestivos, cambios genéticos no observados en vacas y humanos que tienen unas dietas más variadas, y que impiden los efectos nocivos de lípidos que provocan enfermedad coronaria en las personas.

Pese a ser carnívoros, todos, como Milonga, en su ambiente doméstico ingieren alimentos sorprendentes.

Estos pequeños felinos dependen menos del olfato para cazar que los perros. Por eso hallaron menos genes en ellos relacionados con ese sentido, pero hallaron más referentes a una forma alterna de olfato que detecta las feromonas, lo que les permite monitorear su entorno social, incluyendo la búsqueda del sexo opuesto.

Esa capacidad no es importante en los perros, que tienden a estar en grupos, pero sí es crucial para los gatos, que son solitarios y con más dificultad para encontrar pareja.

Los gatos tienen mejor oído que muchos carnívoros, incluyendo la capacidad de oír en el rango del ultrasonido para rastrear mejor sus presas.

Y su visión es también excepcional en ausencia de luz. “Tienden a ser más activos al oscurecer y al amanecer “, indicó Montague “por lo que necesitan poder detectar movimiento con poca luz”.

El grupo investigador detectó genes específicos que quizás evolucionaron para expandir su rango de escucha y su visión en la oscuridad.

Pese a que su genoma ha cambiado poco desde su separación de los felinos salvajes, la investigación muestra que aún es posible detectar evidencias de la reciente domesticación de la especie.

“Con tecnología avanzada de secuenciación del genoma aclaramos las marcas genéticas de la exclusiva biología del gato y sus habilidades para sobrevivir”, expresó Warren.

Un comienzo para entender más estos animales que desde la antigüedad han cautivado al hombre.

No olvide, cuando tenga el suyo acostado sobre su pierna tendrá un animal a solo un paso de los grandes depredadores de la selva. Salvaje y doméstico a la vez

Fuente: http://www.genome.gov/

mueblesparagato

Conociendo las razas: American Curl

 

curl americno

 

Razas más consultadas

Persas

Raza de Gatos Persa

Ragdoll

Bengali

raza de gatos  Bengali

Exótico

raza de gatos  exotico

Maine Coon

raza de gatos maine coon

Devon Rex

American Shorthai

American shorthair

Thai

raza de gatos  siames tradicional o thai